13 características de las personas felices

En el año 1955, el psicólogo cognitivo estadounidense Albert Ellis desarrolló un modelo de intervención psicoterapéutica, con el objetivo de cambiar aquellas creencias irracionales que nos generan infelicidad, induciendo un cambio racional y conductual. La finalidad era poder provocar un cambio tanto en las creencias como en las emociones de los pacientes, por ello a este modelo terapéutico acabó por llamarle Terapia Racional Emotiva Conductual.

Este modelo de intervención se engloba en un marco filosófico que propone trece principios que contribuyen a promover la felicidad y disminuir la angustia y el sufrimiento. Atendiendo a este paradigma, podemos considerar que las personas con mayor sentimiento de felicidad serán aquellas que presenten un mayor número de estos principios en sus rasgos de personalidad.

Los principios que se propusieron fueron los siguientes:

  1. Autodirección: Una actitud saludable requiere responsabilizarnos de dirigir y gobernar nuestras propias vidas sin exigir la responsabilidad, la atención o el apoyo de los demás.
  2. Interés por uno mismo: Aunque vaya en contra de los que nos han intentado inculcar, el interés por uno mismo debe ser superior al interés que se preste a los demás. Tendemos a ver a madres cuya dedicación completa va dirigida a sus hijos, o personas que se desviven por su pareja; no obstante debemos tener en cuenta que si no cuidamos de nosotros y no hacemos por sentirnos bien, no podremos cuidar de los demás.
  3. Interés social: El punto anterior no significa que debamos despreocuparnos de los demás. Las personas que suele ser más felices, suelen preocuparse por defender y respetar los derechos de la gente que les rodea. Esto les ayuda a evitar sentir sentimientos de culpabilidad y favorece unas relaciones sociales saludables.
  4. Compromiso creativo: Hace referencia a la adquisición de un compromiso con nuestro entorno social y la implicación en proyectos ajenos que nos permitan desarrollar y poner en práctica nuestra creatividad.
  5. Aceptación de la incertidumbre: La excesiva obsesión de control puede hacernos profundamente infelices. Es necesario que aceptemos que muchas cosas no dependen ni dependerán de nosotros. Ser capaces de aceptar aquello que no podemos evitar ni controlar nos permitirá adoptar un sentimiento de tranquilidad. La práctica del mindfulness puede resultar muy útil para desarrollar esta faceta de la personalidad.
  6. Autorresponsabilidad: Resulta imprescindible aceptar la responsabilidad sobre nuestros propios pensamientos, emociones y conducta. Debemos evitar atribuir a causas externas nuestro malestar emocional en la totalidad de las situaciones.
  7. Flexibilidad: Este principio hace referencia a la adquisición de habilidades que nos permitan hacer frente a la adversidad. Como dijo el filósofo naturalista y científico evolucionista Charles Darwin, la especie que sobrevive no es la más fuerte ni más inteligente, sino la que mejor se adapta al cambio.
  8. Autoaceptación: Aceptarse uno mismo es esencial para adquirir una conducta saludable. La falta de aceptación proyecta una imagen negativa de nosotros mismos, lo cual dificultará que los demás nos respeten.
  9. Hedonismo en sentido amplio: Consiste en procurar la búsqueda del bienestar evitando las situaciones dolorosas. Pero para ello no siempre se acude a las gratificaciones inmediatas, sino que no se renuncia al placer presente por temor a lo que pueda ocurrir en el futuro, ni se renuncia al bienestar futuro por las adversidades que se estén afrontando en el presente.
  10. Pensamiento científico: Los individuos sanos emocionalmente suelen ser objetivos, racionales y con pensamiento científico. Justificar determinadas situaciones o sucesos con frases como «habrá ocurrido por algo», «el destino lo querrá así», «habrás atraído eso a tu vida con tu forma de pensar» o «lo hice porque yo soy así», además de restarnos poder para cambiar o mejorar determinadas cosas, nos hacen creer que todo tiene que tener un significado, lo cual nos hace sentir frustración cuando no llegamos a entender cuál puede ser éste.
  11. Tolerancia a la frustración: Debemos tomar conciencia de que todos podemos equivocarnos. Saber aceptar un error, hacer lo posible por mejorar o prolongar una recompensa en el tiempo, es imprescindible para poder llevar a cabo proyectos importantes a largo plazo o mantener relaciones que merezcan la pena.
  12. Asumir riesgos: Como son conscientes de que pueden cometer errores, las personas más felices suelen correr riesgos pero sin llegar a ser temerarios. Tratan de buscar el equilibrio entre el riesgo asumido y la cantidad de beneficios que pueden llegan a lograrse.
  13. Evitar la búsqueda de la utopía: Las personas sanas a nivel emocional saben que la utopía es inalcanzable y no se dejan absorber por la fantasía de alcanzarla. Por ese motivo suelen estar preparados para afrontar adversidades o situaciones dolorosas.

Desde Nueces y Neuronas esperamos que estos principios os resulten útiles para identificar aquellos aspectos de vuestra personalidad que debéis reforzar o mejorar.

1 responses on "13 características de las personas felices"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X