Celos patológicos. 10 claves para canalizarlos

Como ya es bien sabido, los celos son un grave problema que puede acabar minando las relaciones de pareja. Como nos explica el profesor de la Universidad de Yale, Peter Salovey, la inquietud de las personas con celopatía surge por estímulos intrascendentes. A veces son reales pero no significativos, otras en cambio son solo ideas inventadas. Por este motivo el celoso siempre está en estado de alerta, ya que cuando encuentra razones para tranquilizarse, en poco tiempo vuelve a encontrar un pequeño detalle ―real o imaginario― que vuelve a disparar su nivel de cortisol en sangre poniéndole en estado de tensión.

El problema de prolongar estos estados en el tiempo es que la salud puede verse mermada, produciendo posibles problemas de hipertensión, cefaleas, problemas gástricos, musculares, respiratorios, etc.

Desde Nueces y Neuronas queremos proporcionarte diez claves que te ayudarán a gestionar los celos y te permitirán gozar de una mejor salud y disfrutar de relaciones sentimentales más sanas y placenteras.

  1. Acepta lo que sientes. No te escudes en excusas o culpabilices constantemente a la otra persona. Si sientes celos lo sabes. El primer paso es reconocértelo a ti mismo/a, entender que tienes un aspecto en el que debes mejorar y decidir cómo vas a comenzar a hacerlo.
  2. Aléjate de los malos hábitos. A veces tenemos la sensación de que sustancias como el alcohol o la cocaína nos ayudan a sobrellevar este tipo de situaciones, pero lo único que conseguirás será desarrollar una relación de dependencia con estas sustancias de la cual culpabilizarás a tu pareja, lo cual no le hace ningún favor a la relación ―y mucho menos a tu salud―.
  3. No compartas tus sentimientos con quien los potencie. Si sientes celos, la última persona con la que debes hablar del tema es con ese amigo o amiga que siempre desconfía y piensa que todos los demás han venido a este mundo a hacernos daño. Es posible que creas sentir alivio porque esa persona te entiende, pero este remedio es como querer apagar un incendio arrojando gasolina sobre el fuego.
  4. Recuerda una situación en la que gestionaste tus sentimientos correctamente. Aunque te consideres una persona celosa, es muy probable que de niño o en alguna de tus relaciones anteriores vivieses alguna situación en la que supiste canalizar tus celos de forma efectiva. Si lo hiciste con anterioridad puedes repetirlo. Aplica las mimas estrategias aunque la situación no sea exactamente igual.
  5. Analiza en qué aspecto ya no eres tan especial. Piensa en qué es lo que ha cambiado. ¿En qué aspecto la otra persona no muestra tanto interés como antes? ¿Es el tiempo de ocio que compartís? ¿El sexo? ¿La intimidad? ¿Las conversaciones? ¿…? Céntrate en el aspecto que notes que empieza a fallar y trata de trabajar en él. No pienses que es un problema general en el que todo está fallando porque te agobiarás y no sabrás por dónde empezar.
  6. Procura contárselo a alguien objetivo. Si le cuentas un problema de este tipo a alguien con quien mantienes una relación cercana o a una persona muy próxima a tu pareja, es fácil que tu interlocutor se posicione. Lo mejor es hablar con alguien que vea las cosas “desde fuera” y pueda escucharte o aconsejarte de forma más objetiva.
  7. ¡Ponte a trabajar duro! Puede que esta idea no te guste, pero debes tener presente que la fase de conquista de nuestra pareja todos hacemos una gran campaña de marketing queriendo hacer ver lo que valemos. El problema es que muchas veces cuando conseguimos a la otra persona nos vamos acomodando y no nos apetece hacer ni el más mínimo esfuerzo. ¡Pero todo lo que merece la pena requiere trabajo!
  8. Calibra a la otra persona para evaluar tu progreso. Pon atención a sus reacciones para ver si has avanzado. El hecho de que vuelva a hacer algo que antes no hacía puede ser una buena señal: contarte algo íntimo, reírse cuando estáis juntos, proponer una actividad para hacer en pareja, decirte de salir a cenar,… Estas pequeñas cosas te pueden servir para hacerte una idea de tus avances.
  9. Piensa que la ruptura no es tan grave. Trata de tomar conciencia de que en occidente el amor sentimental está sobrevalorado y eso nos lleva a volcar mucho más dramatismo del necesario en estas situaciones. Romper una relación es duro y se pasa mal, pero por mucho que quieras a la otra persona puedes vivir si ella. Este pensamiento te hará ganar confianza y reducirá tus niveles de obsesión, lo cual puede facilitar mucho las cosas.
  10. Si sientes que la situación te supera busca ayuda. Si ves que lo has intentado pero no consigues mejorar debes ponerte en manos de un especialista. Piensa que tu relación, tu salud y la de tu pareja están en juego. No es necesario que cargues con esto tú solo si crees que te sobrepasa. Has reconocido que tienes un problema y has intentado mejorar, ¡eso ya es de ser muy valiente! ¡Has dado el primer paso, que es el más complicado, y te felicito por ello! Y me gustaría acabar recordándote que no estás solo… ¡Si lo necesitas busca ayuda de un profesional!

 

18 septiembre, 2017

0 responses on "Celos patológicos. 10 claves para canalizarlos"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X