¿Cómo ser más creativo?: La Brújula de la Creatividad

¿Qué es la creatividad?

Hay casi tantas definiciones sobre el término como autores que se han de dicado a estudiarlo, pero para entender el concepto aunque sea a un nivel básico, podemos extraer una definición sencilla dada por Guilford (1952): “La creatividad, en sentido limitado, se refiere a las aptitudes que son características de los individuos creadores, como la fluidez, la flexibilidad, la originalidad y el pensamiento divergente

Suponiendo que esas sean las características de una mente creativa, ¿Podemos mejorar nuestra creatividad?

Por supuesto que sí. Existe ya un gran número de investigaciones y especialistas en el tema como Allan Snyder, James C. Kaufman, Ken Robinson…. Que afirman que la creatividad se puede ver potenciada y mejorada a través del entrenamiento específico, de fomentar diversas actitudes, y de la adquisición de los hábitos apropiados.

Desde mi punto de vista hay algunos consejos básicos que tienen que ver con actitudes, hábitos y entrenamientos, que pueden ayudarnos a mejorar nuestro rendimiento creativo, y que realmente merece la pena conocerlos:

Actitudes:

Es importante tener confianza en nuestras capacidades y no reprimir nuestros impulsos intelectuales por miedo a no ser lo suficientemente buenos, o lo suficientemente creativos. Confiar en nuestras capacidades es el primer paso para mejorar nuestro rendimiento, sea en el ámbito que sea. Es cierto que menudo solemos pensar que ser creativo es ser capaz de solucionar los problemas de forma rápida y original, y no es del todo incorrecto, pero cuando nos referimos a dar una solución rápida no nos referimos a dar una única solución buena. Esto quiere decir que para dar con la mejor solución que somos capaces de conseguir, hay que pasar por otras muchas que no son tan buenas, o incluso que son pésimas.

No hay que tener miedo a equivocarse, lo irresponsable es no intentarlo. El error es un hecho creativo. A Keith Richards le preguntaron en una rueda de prensa, -¿Cómo se te ocurren esos sonidos de guitarra?- A lo que respondió, –Comienzo a tocar hasta que cometo el error adecuado.

Debemos ser capaces de eliminar los filtros críticos y racionales al principio del proceso creativo, y con esto nos referimos al hecho de no juzgar si una idea es buena o mala en un principio.  Con la práctica mejoramos nuestra capacidad para obtener un gran número de ideas, y posteriormente saber discernir sobre cuales son mejores, pero durante la fase de creación cualquier idea debe ser considerada como potencialmente buena.

Para ser más creativo también tenemos que tener una mente abierta. Esto significa ser capaces de darnos cuenta de cuando estamos equivocados, de aprender en cualquier momento de nuestros errores y aciertos, y de mostrar una actitud curiosa y receptiva hacia los cambios y las nuevas experiencias.

Ser persistente es una característica fundamental sobre todo si estamos interesados en crear algo concreto, o en un campo especifico. Nuestros errores no son fracasos, son el camino que tenemos que recorrer hasta llegar a nuestro objetivo, y para esto debemos tener una gran determinación, y ser capaces de asumir los errores como parte del proceso creativo. Thomas Alva Edison es el ejemplo que ilustra esta característica. Edison después de innumerables intentos para inventar la bombilla eléctrica fué entrevistado por un periodista que le preguntó: “-¿Piensa usted llegar a los 1.000 fracasos?” a lo que Edison contestó: “-Yo no he fracasado, sólo he descubierto 999 maneras de no inventar la bombilla eléctrica”. ¿Lo consiguió finalmente? Pues sí, una persona con esta mentalidad no se da por vencida hasta que logra lo que se propone, así que después de más de 10.000 intentos consiguió inventar la bombilla.

     Aprendamos a ser optimistas y pacientes. Prácticamente cualquier problema tiene solución, solo hay que ser perseverantes y mantener un dialogo interno positivo respecto a la posibilidad de dar con la solución apropiada, por difícil que nos parezca obtenerla. Henry Ford se empeñó en desarrollar un motor de 8 cilindros alojados en un solo bloque (su famoso motor V8). Los ingenieros de Ford pensaron que era imposible, sin embargo él dijo “-Prodúzcanlo de todos modos”. Tardaron muchos meses, pero después de más de un año y varios momentos a punto de tirar la toalla los ingenieros de Ford lo consiguieron.

Ser inconformista es también un rasgo fundamental para ser más creativo e innovador. Guy Kawasaki dijo: “No os quedéis estancados. Todo, absolutamente todo, se puede mejorar. Nadie sabe en qué dirección, o en qué sentido, pero si continuas quejándote y conformándote, te será muy difícil ser innovador o creativo”.

Hábitos:

Realizar nuevas actividades y buscar nuevas experiencias también nos ayuda a mantenernos mentalmente más frescos y creativos. Prueba un alimento nuevo siempre que puedas, rompe tu rutina de vez en cuando y haz algo nuevo, intenta no ir siempre por los mismos caminos cuando vayas a trabajar, a casa, o a cualquier lugar que visites con frecuencia.

Entrenar nuestra imaginación a través de la lectura, y diferentes tipos de juegos que exijan cierta fantasía mental (como juegos de roles, juegos con muñecos, juegos basados en crear historias…) también puede ser estimulante.

Tomar notas de las ideas que vamos teniendo y repasarlas con cierta frecuencia nos ayuda a realizar buenas combinaciones entre ideas aisladas, y puede sernos útil para inspirarnos, además de ser un buen habito para no dejar escapar ninguna idea.

Trabajar en varias ideas o proyectos a la vez nos permite realizar transferencias, y aunque nuestro rendimiento en los proyectos sea algo menor (ya que nuestro foco no está puesto solo en uno de ellos) podemos ser más creativos en cada uno de ellos.

Aprende a trabajar en equipo. La creatividad trabajada en grupo es muy superior a la creatividad de los individuos por separado. Una “mente colectiva” es capaz de pensar y crear cosas que para los individuos que la componen sería imposible.

Comenta tus ideas con la gente e intenta nutrirte del feedback que te proporcionen. Solemos tener demasiado miedo en compartir nuestras ideas, pero pueden mejorar y evolucionar cuando las compartimos. Como dice Mark Stevenson “La innovación es el entorno en el que las ideas practican el sexo”. Para innovar hay que compartir y combinar ideas.

Y por supuesto crear. Escribiendo relatos, realizando cualquier actividad de invención, componiendo música, pintando, esculpiendo, actuando…. Esforzase en crear, realizando cualquier actividad relacionada con el arte, la ciencia, la filosofía… es una de las mejores maneras de aprender a crear. Como ocurre con lo demás a crear se aprende creando. No olvides que “Somos lo que hacemos y no lo que tenemos intención de hacer” (Mark Stevenson).

Entrenamiento:

Aquí os dejo algunos ejercicios que se utilizan habitualmente como entrenamientos para mejorar las habilidades creativas, y que científicamente se han demostrado eficaces. Es interesante realizarlos de vez en cuando y en grupo a poder ser, ya que es más divertido y estimulante, aunque también se pueden realizar de forma individual.

     Ejercicio: ¿Qué Pasaría si…?.

Para realizar este ejercicio comenzamos planteándonos una situación hipotética y absurda, como por ejemplo ¿Qué pasaría si la gente solo supiese hablar gritando?, y a continuación imaginamos cómo cambiaría el mundo como consecuencia de esto, y qué repercusiones tendría en nuestra vida cotidiana. En el caso del ejemplo:

Las casas estarían insonorizadas por ley, los secretos y conspiraciones se tendrían que hacer en terrenos muy lejanos o muy aislados de la gente, la gente tímida sería aún más tímida a la hora de relacionarse con los demás, el grito ¡sorpresa! para las fiestas sorpresa perdería parte de su gracia, hablar en un centro comercial sería tan difícil como hablar en una discoteca, hablar en las discotecas cambiaría poco, hablar en el cine sería impensable, la gente con la voz aguda sería muy molesta, cantar perdería parte de su mérito, la gente cuidaría mucho más sus palabras, determinados programas de la televisión seguirían igual, etc.

Este ejercicio puede alargarse el tiempo que consideremos necesario pero basta con realizarlo durante unos 5 minutos, o hasta que no sepamos que más decir (aunque el ejercicio da mucho juego).

Ejercicio: Descripciones funcionales.

En este ejercicio vamos a partir de una herramienta o un objeto que cumpla una función sencilla, como por ejemplo unas tijeras, y vamos a encontrar un verbo y un sustantivo que describan la función de este objeto en términos simples. Para el ejemplo propuesto de las tijeras el verbo y el sustantivo podrían ser: “hacer” + “cortes”. A continuación nuestro trabajo va a consistir en encontrar otros objetos que puedan cumplir con estos mismos, verbo y sustantivo; por ejemplo, otras cosas que pueden realizar cortes son: un cuchillo, una cuchilla de afeitar, una hoja de papel, un cortaúñas, un cortafríos, una pala o azada afilada, unas tenazas de podar, un hacha, un caramelo que lleva un tiempo en la boca, una motosierra, un garfio, un cristal roto, un cortapuros, una guillotina, una cremallera, una sierra, una navaja, nuestras propias uñas, un chorro de agua a mucha presión, un sable o espada, una lanza, un látigo, un abre cartas, hilo de pescar, una máquina de troquelar, un naipe lanzado con fuerza…

Es un ejercicio sencillo, pero te ayudará a aumentar tu capacidad para establecer relaciones de ideas, puede alargarse el tiempo que consideremos necesario pero basta con realizarlo durante unos 5 minutos.

Ejercicio: Usos alternativos.

Es un entrenamiento de la creatividad que consiste en tomar cualquier objeto cotidiano diferente cada vez, y encontrarle una gran cantidad de usos alternativos a los usos habituales. Pongamos el ejemplo de unas gafas, podemos decir que sirven:

Como encendedor (concentrando la luz solar a modo de lupa), para copiar en un examen escribiendo en los cristales, para fabricar un tirachinas, las podemos usar de diadema, de pisapapeles, pueden servirnos las patillas como peine, como masajeador, podemos usarlas como palillos chinos, para limpiarnos los oídos, como separador de libros o como marcador etc.

La finalidad de este ejercicio es simplemente encontrar la mayor cantidad de usos posibles en el menor tiempo posible. En pocos días verás cómo mejoras tu velocidad, llegas a más soluciones y más originales. 

Ejercicio Completar un dibujo.

En este ejercicio partiendo de unos garabatos incoherentes sobre un papel, debemos completar un dibujo otorgándole un sentido, conectando los garabatos, transformándolos en dibujos individuales, o a modo de historia integrándolos como parte de una misma imagen.

Este ejercicio es interesante hacerlo lo más rápido posible intentando tomarnos tan solo un par de minutos para completar el dibujo. Para conseguir los garabatos iniciales podemos pedir que los haga otra persona que sepa en qué consiste el juego, o bien hacerlo nosotros mismos cerrando los ojos y trazando algunas líneas y figuras incoherentes sobre la hoja. Este ejercicio ayuda a mejorar tu imaginación y fluidez mental.

Aquí os dejo un link del programa del Canal Odisea: Cerebro Extraordinario: Hazme más Creativo, en el que explican los ejercicios y dan información interesante.

Ser más creativo solo depende de las ganas que tengas para comenzar a poner en práctica lo que ahora ya sabes. ¿A qué esperas?

1 responses on "¿Cómo ser más creativo?: La Brújula de la Creatividad"

  1. Me encanta esta entrada, jugaré siempre que pueda. Gracias

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Si continúas navegando estás aceptando las cookies y la política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X