Como mejorar el rendimiento de tus empleados…

En entradas anteriores estuvimos hablando sobre el concepto de Efecto Pigmalión o profecía autocumplida, así como su aplicación en la escuela. En este post os describiremos las ventajas ―y posibles inconvenientes― que obtendremos de aplicar este efecto pigmailion en el ambito laboral. Como nos explica el neurólogo y doctor en neurociencias por la universidad autónoma de Madrid, Pedro Bermejo en su libro Neuroeconomía, uno de los académicos que más ha contribuido al desarrollo y difusión de este fenómeno dentro del entorno empresarial ha sido J. Sterling Living, profesor de la Universidad de Harvard. Desde finales de la década de los setenta, este autor ha investigado el poder de las expectativas de los directivos en el desarrollo posterior de los empleados respecto al aprendizaje y a la productividad. De esta manera, este autor destaca las siguientes hipótesis y conclusiones:

  • Lo que un directivo espera de sus empleados y colaboradores y la forma en que les trata, tiene un impacto determinante en el resultado del progreso y el rendimiento profesional de cada uno de los individuos.
  • Aquellos trabajadores y colabores sobre los que sus superiores tienen bajas expectativas encuentran mayores dificultades para progresar y mantener su propia autoestima. Como consecuencia tiene lugar un aumento del miedo al fracaso, lo que provoca la evitación de situaciones de riesgo provocando a su vez una disminución del crecimiento y desarrollo del potencial de los individuos y la empresa o proyecto.
  • Tanto los mensajes verbales, como los no verbales, son difíciles de ocultar cuando un directivo tiene bajas expectativas sobre el rendimiento de su equipo o de alguno de sus miembros.
  • La experiencia demuestra que, en la mayoría de los casos, los directivos son más eficaces comunicando malas expectativas que opiniones favorables. Esto favorece que el Efecto Pigmalión intervenga de forma negativa.
  • La opinión positiva y la confianza en los subordinados mejora la producción y el rendimiento; no obstante no podemos obviar que las perspectivas deberán ser realistas o el empleado no verá incrementada su motivación, pudiendo incluso disminuir su rendimiento al verse incapaz de satisfacer las expectativas que de él se esperan.
  • Para que un líder sea capaz de generar confianza y autoconfianza en sus empleados, ha de tenerla en sí mismo. Son estos líderes los que motivan a sus trabajadores para su propio desarrollo personal, lo cual provoca un impacto directo en la mejora de la organización.
  • Será necesario expresar abiertamente el problema, en caso de que lo haya, mostrando a los afectados interés y compromiso, así como confianza en su capacidad para mejorar.
  • Deberemos escuchar a los subordinados, analizar los hechos e identificar debilidades del empleado, estudiando en conjunto cómo mejorarlas.
  • Buscaremos las habilidades y capacidades en las que destacan los trabajadores, junto a ellos, y propondremos acciones en las que puedan sacarles el máximo partido.
  • Trataremos de dar potestad a los empleados en el proceso de toma de decisiones para que se sientan realmente partícipes del proyecto u organización.
  • Realizaremos evaluaciones periódicas y mantendremos retroalimentación con el personal.

Si utilizamos de forma correcta estos conocimientos, podremos provocar un cambio que potencie una mejora del rendimiento de nuestro proyecto empresarial. Como hemos visto es esencial que los empleados y subordinados se sientan protagonistas, perciban que se confía en ellos, que se les asocian altas expectativas, que se valora su esfuerzo y se tiene en alto aprecio sus habilidades y capacidades. Además también será esencial que sientan que su opinión es útil y tiene un valor, que velamos por su bienestar y que les orientamos a través de feedbacks cuando la situación lo requiera.

3 julio, 2017

0 responses on "Como mejorar el rendimiento de tus empleados…"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X