Entrenamiento Mental: ¿Por donde empezar?

Un entrenamiento mental debe ir siempre dirigido a mejorar nuestras capacidades cognitivas más básicas, pues esto es precisamente lo que puede permitir una potencial generalización del entrenamiento a una mejora real de nuestras capacidades intelectuales. ¿Qué quiere decir esto? Pues principalmente que si queremos que nuestro entrenamiento no sea un simple pasatiempo debemos dirigirlo a mejorar habilidades que se encuentren en la base de nuestra inteligencia (o de nuestra eficacia en las tareas que realizamos diariamente).

     ¿Cuáles son las posibles habilidades o capacidades que podemos mejorar con  un entrenamiento mental?

     Son muchas las habilidades cognitivas básicas que podemos entrenar y mejorar a través de la práctica. A continuación he puesto una lista (aunque no exhaustiva) de las habilidades básicas que solemos mejorar cuando realizamos un programa de entrenamiento o estimulación mental.

     La Atención Sostenida. También solemos llamarla concentración, y es la capacidad para enfocar nuestra atención durante un periodo amplio de tiempo, en diferentes estímulos visuales, auditivos, táctiles…. A menudo requiere ignorar determinada información irrelevante con el fin de mantener con éxito la atención o concentración en el estímulo escogido. Esta habilidad se desarrolla a través de prácticas que exigen un alto grado de enfoque, como por ejemplo la meditación.

     Una de las manifestaciones más interesantes de esta capacidad es el efecto “Cocktail Party”: ¿Alguna vez has estado en una habitación llena de gente hablando y de repente te has dado cuenta de que alguien mencionó tu nombre? Esta habilidad para distinguir cierta información relevante de otra que no lo es, también forma parte de la capacidad para concentrarse, y guarda relación con nuestra capacidad de inhibición.

     La Velocidad de Procesamiento Mental. La velocidad de procesamiento implica la capacidad de realizar con fluidez las tareas fáciles o ya aprendidas. Se refiere a la capacidad de procesar información de forma automática y por lo tanto, rápidamente, sin pensar conscientemente en ella. Cuanta mayor velocidad de procesamiento más eficientemente se pensará y aprenderá.

     Esta cualidad puede ser entrenada por ejemplo al reconocer patrones visuales simples en las tareas de exploración visual, al realizar pruebas que requieren la toma de decisiones sencillas, al hacer cálculos aritméticos básicos, o manipular números o realizar tareas de razonamiento bajo presión….

     La Memoria a Corto Plazo. Es la capacidad de mantener fácilmente una pequeña cantidad de información, disponible durante un corto período de tiempo. Por lo general, la duración y la capacidad de recuperar un recuerdo a corto plazo, es de tan sólo unos pocos segundos. La memoria de trabajo debe distinguirse de la memoria a corto plazo, ya que se refiere a las estructuras y procesos que se utilizan para almacenar y recuperar información a corto plazo.

     Es comúnmente aceptado que somos capaces de almacenar 7 + 2 elementos en nuestra memoria a corto plazo. Podemos ejercitarla por ejemplo a través de la realización de tareas de retención visual o auditiva de muy corta duración (de unos pocos segundos).

     La Memoria No Verbal. Es la capacidad de almacenar y recuperar representaciones temporales de información visual, olfativa y espacial, que puede asumir un rol importante en la orientación espacial. La memoria verbal tiende a verse afectada por el daño a los centros del lenguaje del cerebro, por lo general en el hemisferio izquierdo. La no verbal puede ser relativamente afectada por un daño en el hemisferio derecho. La capacidad para recordar imágenes mentales durante un ejercicio de asociación mental, es un ejemplo del empleo de esta habilidad.

     La Memoria de Trabajo. La memoria de trabajo se refiere al almacenamiento temporal y a la manipulación de la información necesaria para tareas cognitivas complejas, tales como la comprensión del lenguaje, el aprendizaje y el razonamiento. La memoria de trabajo, generalmente se considera que tiene una capacidad limitada, requiere el almacenamiento y procesamiento simultáneo de información. Esta capacidad hace hincapié en la manipulación, en lugar del mantenimiento pasivo, de la información.

     Esta habilidad la entrenamos por ejemplo, siempre que realizamos cálculos aritméticos con cierta complejidad (como multiplicaciones de 2 o 3 dígitos, sumas o restas con 3 o 4 dígitos), en los que tenemos que realizar diferentes cálculos a la vez que tenemos que ir recordando los resultados ya calculados.

     La Denominación. Es la capacidad de recuperar una palabra de nuestro léxico semántico. Se considera que es una capacidad básica. A lo largo de nuestras vidas, nos enteramos de los nombres de los objetos y las personas que nos rodean. Para una buena capacidad para la denominación es preciso contar con un almacenamiento sólido para recordar y recuperar la información requerida. Es más fácil recuperar palabras y expresiones comunes que las que nos resultan extrañas. Necesitamos nuestra capacidad de denominación para expresarnos con claridad y comunicar con precisión nuestros pensamientos o emociones.

     Estamos entrenando esta capacidad cuando intentamos recordad el nombre de un objeto o concepto, o cuando intentamos encontrar las respuestas adecuadas para un crucigrama. El entrenamiento de tu capacidad de denominación ayuda a mejorar tu léxico y evita el olvido de las palabras, así como te ayuda a mejorar tu expresión verbal.

     La Inhibición. La inhibición es la capacidad de ignorar los estímulos irrelevantes o suprimir las reacciones innecesarias en el desempeño de una tarea. La inhibición supone la anulación deliberada de un acto, comportamiento o respuesta, de forma voluntaria y cuando éstos no son deseables. Por ejemplo, a veces tenemos que ignorar las conversaciones de las personas que tenemos alrededor, o el ruido de la televisión, para concentrarnos en una tarea concreta que estamos realizando, como puede ser leer, o realizar cualquier otro trabajo mental….

     El entrenamiento de esta capacidad nos ayuda a concentrarnos en las actividades relevantes sin tener en cuenta los estímulos perturbadores o distractores. Esto nos permite, por ejemplo, escribir o dibujar algo mientras la radio o la televisión está encendida.

     La Planificación Estratégica. Es la capacidad para “pensar en el futuro”, de anticipar mentalmente la forma correcta de ejecutar una tarea. Esta capacidad incluye la selección de las actividades necesarias para alcanzar una meta, decidir sobre el orden apropiado, y el establecimiento de un plan de acción. Al abordar el tema en cuestión, se hace necesario, para un conocimiento adecuado del mismo, elegir acciones concretas y asignar los recursos cognitivos necesarios.

     En este sentido los juegos de estrategia como el ajedrez pueden ayudarnos a mejorar esta habilidad. La planificación exige buenas dosis de creatividad que activen el cerebro y ayuden a mantener los recursos cognitivos. El deterioro de la capacidad de planificación hace que ciertas cosas de nuestra vida cotidiana nos resulten más difíciles, por ejemplo, actividad que implique la preparación y organización de un evento como una fiesta (ya que para esto es necesario ser capaz de programar y planificar tareas como: enviar invitaciones, hacer llamadas telefónicas, realizar compras…).

     La Retentiva Visual. En este caso nos referimos a un tipo de memoria a corto plazo que nos permite ser capaces de retener durante un corto periodo de tiempo una pequeña cantidad de información visual – formas, colores, ubicaciones, o direcciones. La memoria visual a corto plazo permite la discriminación entre los objetos que captamos únicamente a través de la percepción visual.

     Estamos entrenando esta capacidad por ejemplo, cuando intentamos recordar el número de matrícula de un coche que  acabamos de ver y que hemos perdido de vista hace solo unos pocos segundos.

     La Atención Dividida. Es la capacidad de ejecutar con éxito más de una acción a la vez, prestando atención a dos o más canales de información. Cuando las personas realizan una serie de tareas en paralelo, se debe dividir su atención, lo que suele disminuir su rendimiento en cada una de las tareas. Los estudios sugieren que con la práctica se puede mejorar la capacidad para realizar varias tareas de forma simultánea.

     La vida cotidiana a menudo nos exige dividir nuestra atención. Cuando conducimos, por ejemplo, podemos estar escuchando la radio mientras, a la vez, prestamos atención a la carretera. Al mismo tiempo, tenemos que estar atentos a lo que hacemos y a lo que hacen los demás, para desenvolvernos con fluidez y seguridad. También es muy común que por ejemplo estemos realizando una tarea a la vez que mantenemos una conversación, esto depende de nuestra capacidad de dividir nuestra atención de forma eficaz.

     El Tiempo de Respuesta. Es la capacidad de percibir y procesar un estímulo simple y responder a él. Todas las acciones se ven afectadas por nuestra velocidad de procesamiento. Un mayor tiempo de respuesta se traduce en una pobre ejecución de nuestras acciones, incluso las más simples.

     Esta cualidad es especialmente importante cuando conducimos, en muchas prácticas deportivas, como las artes marciales, el tenis, los deportes de combate…

     La Exploración Visual. Es la capacidad de encontrar activamente la información pertinente en nuestro entorno, de forma rápida y eficiente.

     Ejemplos de exploración visual son detectar a una determinada persona en un restaurante lleno de gente, encontrar una ubicación específica en un mapa… Cuando se conduce, el escaneo insuficiente puede causar un accidente, o que nos enfrentemos a una situación peligrosa, en nuestro ordenador puede llevarnos a buscar más tiempo del necesario un documento concreto en nuestro escritorio….

     Para mejorar nuestras capacidades, antes de nada tenemos que escoger algún tipo de actividad a la que le podamos dedicar unos 20 o 30 minutos al día. Entre el amplio abanico de posibles actividades estimulantes a escoger tenemos que tener en cuenta que no todas las actividades ni todos los entrenamientos mentales producen los mismos cambios a nivel cerebral. Debemos tener en cuenta que las investigaciones  realizadas en este campo de momento son pocas, y muchas de ellas son poco concluyentes, por lo que actualmente no disponemos de una gran cantidad de datos sobre qué actividades son mejores para entrenar nuestro cerebro.

     Desde mi punto de vista, y basándome en parte en mi experiencia personal, las siguientes actividades pueden sernos útiles para realizar un buen Entrenamiento Mental:

     El Ajedrez. Sobre todo a nivel de competición podemos ver como los practicantes de esta disciplina muestran grandes niveles de Concentración, tienen una gran Capacidad de Planificación, y una excelente Memoria No Verbal, siendo capaces de recordar las posiciones de cada pieza concreta, y demostrando una gran capacidad de adelantar movimientos (siendo capaces de adelantarse en ocasiones hasta más de 20 movimientos para una jugada). La Velocidad de Procesamiento también puede mejorar, sobre todo en las partidas simultáneas o contra reloj (aunque quizás el tiempo no suele ser lo suficiente mente reducido para mejorar esta cualidad).

     Los Videojuegos. Algunos videojuegos, sobre todo en los que jugamos en modo primera persona y en los que el modo de juego es rápido, y requieren una alta velocidad y precisión en las respuestas, han sido reconocidos por ciertas investigaciones como capaces de estimular la denominada inteligencia fluida (que se basa en gran parte en las capacidades que hemos expuesto arriba). Nuestra Velocidad de Reacción, Exploración Visual, Memoria a Corto Plazo, Memoria No Verbal, Planificación y Velocidad de Procesamiento pueden verse beneficiadas de la práctica con ciertos videojuegos.

     Sin embargo los juegos dirigidos específicamente a mejorar nuestra inteligencia, que podemos encontrar como apps, y que afirman mejorar nuestro CI, no han demostrado su eficacia realmente, ya que aunque mejoren nuestras capacidades específicas para resolver ciertas tareas, no han demostrado de momento una posible generalización a una mejora real de nuestra inteligencia.

     El Cálculo mental. Puede sernos muy útil si para mejorar nuestra Memoria de Trabajo (en cálculos aritméticos complejos), Concentración y Velocidad de Procesamiento (sobre todo si practicamos contra reloj cálculos rápidos).

     La Meditación. Ha Demostrado ser una buena práctica para mejorar la Velocidad de Procesamiento Mental, la Atención Sostenida o Concentración, Inhibición, Además de potenciar nuestra memoria y dotarnos de unas mejores capacidades para la gestión emocional, entre otras cosas. Es una práctica muy recomendable para cualquier atleta mental, así como para personas que quieran mejorar su salud psicológica.

     El Fast Memory Championship. Puede mejorar nuestra Velocidad de Procesamiento Mental, Atención Dividida, Concentración, Memoria No Verbal, Memoria a Corto Plazo, y nuestra Retentiva Visual. Esta modalidad den entrenamiento es bastante joven por lo que hace falta mucha investigación en este campo sobre la posibilidad de generalización de la mejora de resultados, como consecuencia del entrenamiento y la mejoría en las habilidades entrenadas. Personalmente me parece una disciplina que puede ofrecer resultados prometedores.

     Resolver un Cubo de Rubik. La Velocidad de Procesamiento Mental, la Memoria No Verbal, la Memoria a Corto Plazo, la Planificación y la Memoria de trabajo pueden ser trabajadas a través de esta actividad. Existen muchas modalidades de competición y muchos tipos de cubos, pero cuando hablamos de un entrenamiento en este campo nos referimos a entrenamientos a nivel de competición, o al menos a contra reloj, buscando superar nuestros tiempos de resolución de los cubos, y mejorando nuestras estrategias. Otra de las ventajas es que la Coordinación de nuestras manos mejora considerablemente cuando comenzamos a bajar los tiempos y nos acercamos a un nivel de competición.

     La Lectura Rápida. Podemos ver como nuestra Velocidad de Procesamiento Mental mejora a través de esta práctica. También podemos ver beneficiada nuestra Concentración, capacidad de Denominación y de Inhibición.

     Existen unos estudios bastante sólidos sobre algunos Softwares dirigidos a mejorar nuestras habilidades cognitivas básicas. Los principales estudios, y más respaldados científicamente, son los que se refieren a los softwares desarrollados por  el Doctor Michael Merzenich y el psicólogo Shlomo Breznitz:

     Cognifit. Shlomo Breznitz ha desarrollado un programa de entrenamiento mental online, con el que puedes comenzar de forma totalmente gratuita, y está adaptado a cualquier nivel para que sea accesible para cualquier persona. Además también se encuentra en español.

     BrainHQ. Desarrollado por Michael Merzenich. Está diseñado a modo de gimnasio mental online, de modo que puedes desarrollar y entrenar tus habilidades cognitivas más básicas. En este caso el entrenamiento no es gratuito, aunque tiene una serie de ejercicios que sí lo son, para que puedas comenzar a practicar sin coste alguno. También disponemos de una versión en español.

     Por supuesto hay más actividades a realizar para mejorar nuestras capacidades cognitivas, estos son solo algunos ejemplos entrenamientos mentales que puedes comenzar a realizar.

     Ahora solo queda ponerse manos a la obra. Comienza a entrenar ya, tu cerebro te lo agradecerá.

6 responses on "Entrenamiento Mental: ¿Por donde empezar?"

  1. Cuales son los entrenos para el cubo rubik, me gustaria aprender.

  2. Hay diferentes modalidades de competición, y distintos métodos (como el método Fridrich..) con sus algoritmos. Además hay muchos tipos de cubos… Yo no soy un experto con el cubo de Rubik pero te aconsejo que busques un buen libro sobre los algoritmos y formas de bajar tiempos. Aunque si lo que quieres es aprender a resolverlo simplemente, hay muchos tutoriales en youtube que pueden servirte para esto. Si lo que quieres es información más especifica te aconsejo que busques a alguien que este metido en el mundillo para que te guíe. No tengas miedo a buscar a gente y a preguntarles…

  3. Angel Dopico Garcia31 marzo, 2016 at 14:51

    Hola soy Angel
    que tutoriales aconsejas para aprender de cero a resolver el cubo de rubik??? lo digo porque en este campo soy un “dummie” y me gustaria resolverlo…auqnque no se por donde empezar…me recomiendas a algun youtuber o alguien que enseñe a resolverlo???y gratis claro…xD
    Gracias de antemano!!! un saludo…Un web increible…me encanta!!!

  4. Hola Angel.

    No te se recomendar ninguno en especial, pero sé que youtube puedes encontrar tutoriales completos y gratuitos sobre el tema. Últimamente han estado tratando este tema en un grupo de Faceboock que administro, sobre entrenamiento mental y técnicas de estudio:

    https://www.facebook.com/groups/1412226172381526/?fref=ts

    Únete al grupo y busca en el muro la conversación.

    Espero que te sirva de ayuda. Un saludo!!

  5. ¡Uff excelente fuente de informacion! He estado buscando por mucho tiempo algo de este estilo. Gracias Manuel, sin lugar a dudas increible.
    Aprovecha y te pongo sobre la mesa un tema ¿Te suenan los tipos de pensamiento? Pensamiento lateral, vertical, sistematico, abstracto… Y si es asi ¿Que opinas de estos?

  6. Hola Joaquin!!

    Espero que disfrutes del grupo…

    Tu pregunta es muy interesante, preferiría resolverte tus dudas y responderte a través de faceboock, para no saturar de comentarios las entradas.

    Gracias por comentar y participar, seguimos en contacto por faceboock.

    Un saludo!!

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X