La hipótesis del feedback facial

La hipótesis del feedback facial señala que la expresión facial de las emociones no solamente serviría para suministrar información a otros individuos acerca de la emoción subyacente, sino que la actividad muscular en sí misma sería la responsable inicial de la producción de la propia experiencia emocional, mediante un feedback sensorial muscular. O sea que según esta hipótesis los movimientos y gestos de la cara pueden evocar reacciones afectivas en el sujeto que las realiza.

Esta teoría fue inicialmente presentada por Tomkins: “El feedback de la conducta muscular facial genera emoción”. “Las emociones surgen de la musculatura facial, temperatura facial y cambios en la actividad de las glándulas de la cara”.

Esta hipótesis aún debe ser confirmada. La investigación científica al respecto no es suficiente para confirmar que sea válida con total seguridad, aunque hay muchos estudios que arrojan resultados en esta dirección, y nos muestran cómo nuestro lenguaje no verbal influye en nuestras emociones y sentimientos.

Existen pues, muchas investigaciones y estudios sobre como nuestras conductas corporales influyen sobre nuestra activación fisiológica y nuestras emociones. Sobre todo, existe mucha evidencia relacionada con técnicas de autorregulación de la respiración, o de cómo nos afecta nuestra postura corporal en ciertas situaciones, además de que sabemos con certeza, que se han demostrado efectivas estrategias de autoregulación relacionadas con conductas corporales incompatibles con el estrés o la ansiedad, como forma de regulación psicológica y fisiológica de la activación…

Un famoso y conocido estudio relacionado con este tema, es el del psicólogo social Alemán, Fritz Strack, realizado en 1988:

En el estudio se les mostró una serie de tiras de humor gráfico a dos grupos de personas, y les pidió que valoraran cuán graciosos eran los dibujos. El primer grupo sostenía en la boca un lápiz como se muestra en la figura A. El segundo grupo también sostenía un lápiz en la boca, pero como se muestra en la figura B.

Sorprendentemente, para la gente del grupo A, las imágenes resultaron más graciosas que para los del grupo B. Los resultados del estudio se pueden interpretar como que la gente experimenta las emociones asociadas a la expresión facial. La mueca de risa provocada por el lápiz en el grupo A, les hizo ver más gracia en los dibujos.

hipótesis del feedback facial

En cualquier caso sea esta hipótesis correcta, o sean los resultados observados consecuencia de otros fenómenos, como por ejemplo una diferencia en la evaluación de la activación fisiológica junto con el contexto corporal…, de cualquier manera, en las investigaciones llevadas a cabo en este campo, se ha visto como los sujetos tienden a experimentar emociones o sentimientos coherentes con sus expresiones faciales, o gestos y conductas físicas en general.

Conclusiones sobre la hipótesis del feedback facial

Desde Nueces y Neuronas nos gustaría recomendarte que expreses emociones positivas con tu lenguaje interno, verbal y no verbal, incluso cuando te resulte difícil. A  continuación te dejamos un vídeo en el que el Dr. Mario Alonso Puig, nos hace unas recomendaciones que guardan relación con el tema de esta entrada:

0 responses on "La hipótesis del feedback facial"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X