¿Influye la psicología en la economía?

El economista, escritor y profesor Fernando Trías de Bes nos dice que para intentar controlar una recesión económica, es necesario tener en cuenta los factores psicológicos que rigen nuestra sociedad. El fenómeno de las recesiones obsesiona a los economistas. ¿Cómo y por qué se producen? ¿Cómo se pueden corregir? Este autor nos explica que este fenómeno tiene su origen en una crisis de confianza en el mercado.

Trías de  Bes nos dice que si bien es cierto que la crisis económica de nuestro país no se debe exclusivamente a factores psicológicos, no lo es menos que la psicología con la que la afrontemos tendrá una incidencia fundamental en la duración de la misma. En estos tiempos, los dirigentes políticos tienden a ofrecer a los medios de comunicación mensajes positivos, porque entienden la importancia de las expectativas; no obstante cuando la crisis tiene unos fundamentos económicos reales, unas simples declaraciones optimistas no servirán para erradicarla. Es cierto que el desánimo que se apodera de los ciudadanos, empresarios y trabajadores todavía agrava más lo que ya es un problema de por sí. Es el mismo fenómeno que se da cuando un enfermo que necesita recuperarse adopta un estado de ánimo negativo.

El prestigioso economista Paul Krugman, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2004, en su libro El retorno a la economía de la depresión hace una extraordinaria simplificación para que entendamos cómo actúan los procesos psicológicos a la hora de agravar una crisis económica:

En Washington se aglutina un buen número de organismos públicos norteamericanos. Varios matrimonios jóvenes que trabajaban en la Administración se organizaron entre ellos para poder salir por las noches dejando a sus niños a cargo de personas de confianza. La novedad estriba en que decidieron que serían ellos mismos los que harían de canguro de los pequeños de sus compañeros de trabajo. Es decir, si una pareja salía a cenar o al cine, un compañero o compañera de la oficina haría de canguro de sus hijos. A la semana siguiente, la jugada sería al revés. Era una gran idea, así que fueron muchos los matrimonios que se apuntaron a la cooperativa de canguros que fundaron.

Al ser tantos, establecer turnos se tornó complicado, así que decidieron recurrir a un simple e inteligente mecanismo: cupones. Los cupones eran unos pequeños papeles que valían por una noche de canguro. Es decir, si mi mujer y yo decidimos salir y le damos un cupón a la persona que venga a cuidar de nuestros hijos, esta persona, al recibir un cupón, se hacía a su vez con la posibilidad y el derecho de hacer uso del mismo en el futuro, saliendo la noche que le apeteciese. Bien, hasta ahora tenemos ya tres elementos fundamentales de una economía:

  1. Una demanda: matrimonios que quieren salir.
  2. Oferta: personas dispuestas a hacer de canguro.
  3. Dinero: los cupones como moneda de cambio y depósito de valor.

La cooperativa de canguros imprimió un buen número de cupones y los repartió a partes iguales entre sus miembros. Cuando una pareja salía demasiados días seguidos, se le iban acabando los cupones, así que no le quedaba otro remedio que contener su ansia de diversión hasta acumular cupones de nuevo.

Así son todas las economías, todo funciona correctamente hasta que algo inesperado sucede. Ese algo inesperado convierte los círculos virtuosos en círculos viciosos, y lo que antes se demostraba eficiente empieza a no funcionar. En el caso de la Cooperativa de Canguros de Washington lo que ocurrió fue un problema meteorológico. Empezó a hacer muy mal tiempo y llovió durante muchos días seguidos. Coincidió con un menor número de fiestas en la ciudad y con el estreno de películas ciertamente mediocres. Por este motivo durante varias semanas la gente dejó de salir, con lo cual nadie solicitaba servicios de canguro.

Al haber pocas oportunidades para hacer de canguro, los matrimonios que tenían pocos cupones se asustaron y convinieron no salir durante algún tiempo hasta que pudieran acumular unos cuantos. Pero esas oportunidades no llegaban. Incluso los que habían acumulado varios cupones se percataron de que en el tablón de solicitudes de canguros no había prácticamente ninguna, así que creyeron oportuno no gastar los cupones acumulados que poseían pensando que no los podrían recuperar.

Así se inicia una recesión. Como los que tienen pocos cupones no los gastan y los que tienen muchos tienen miedo a gastarlos, no hay demanda de canguros. La ausencia de demanda realimenta la sensación de que no hay cupones en circulación y reafirma la decisión de que es mejor no salir por la noche. Lo que desencadenó esta nueva situación era algo temporal (la climatología, los estrenos, las fiestas). Sin embargo, las parejas no saben que éste es el verdadero motivo de la ausencia de demanda de canguros. Al no conocer el origen del problema, se instala una falta de confianza y unas expectativas negativas. En este caso se observa con claridad cómo muchas de las recesiones tienen su origen en una mera crisis de confianza en el mercado.

 El escritor, economista y conferenciante Alex Rovira afirma que la crisis económica es la consecuencia de haber comprado cosas que no necesitábamos, con dinero que no teníamos, para impresionar a gente que no conocíamos o que no nos caía bien; todo ello inmerso en un sistema laboral no regulado donde los empleados trabajaban en cosas que no les gustaban, para poder adquirir activos que para nada valían lo que costaban. Esa miseria moral ha sido el origen de la miseria económica, ya que todo acto económico obedece a una serie de procesos psicológicos individuales y colectivos, conscientes  e inconscientes.

Rovira nos dice que la calidad de nuestros pensamientos, emociones y acciones se traducen en resultados y procesos que pueden cambiar profundamente la realidad. Evidentemente no podremos crear todo lo que queramos, pero sí mucho más de lo que somos capaces de imaginar. Este autor nos dice que la crisis admite cierta reversibilidad, motivo por el cual es un momento de reflexión profunda sobre los valores, la economía, las instituciones y el papel que juegan, así como el ejemplo que deberían dar. Esto es muy necesario por la importancia del Efecto Pigmalión o de las profecías autocumplidas. Nuestras creencias condicionarán nuestras emociones, pensamientos y acciones. ¡El futuro será lo que decidamos entre todos que sea!

Este autor afirma que la psicología crea la economía, y desde Nueces y Neuronas pensamos que la educación configura la psicología de una sociedad determinada. Por ese motivo debemos educar a los más jóvenes para que sean capaces de desarrollar su sentido de la iniciativa y su espíritu crítico. Debemos dotarles de las herramientas necesarias para que puedan configurar un carácter emprendedor, que no se base en el miedo y la búsqueda de la seguridad que les impida salir de su zona de confort, como buscar hogares o trabajos para toda la vida en este mundo en constante cambio y evolución.

También debemos hacerles entender que nuestra sociedad estigmatiza de forma exagerada el error, y que al fin y al cabo éste es un gran maestro que nos brinda el mejor aprendizaje. Y debemos darles claves para que sepan gestionar sus emociones, ya que en esta sociedad parece que no interesa formar a individuos con autocontrol y confianza en sí mismos. Seguramente esto se deba a que vivimos en una sociedad basada en el consumo, y la mayoría de los gastos que realizamos son de carácter impulsivo, y antes de realizarlos no nos preguntamos cosas como: ¿realmente necesito esto? ¿No tengo ya suficientes? ¿Estoy en una situación económica en la que me lo puedo permitir? ¿Realmente pienso que vale lo que me va  a costar?

¡Es fundamental que reforcemos los cimientos de la educación de nuestros jóvenes, con el fin de que el futuro de nuestro país pueda ser próspero y luminoso!

A continuación os dejamos la ponencia de Álex Rovira llamada Creer es Crear. ¡Esperamos que os guste y os inspire!

0 responses on "¿Influye la psicología en la economía?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Si continúas navegando estás aceptando las cookies y la política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X