Personas tóxicas, aprende a identificarlas y gestionarlas

Lo primero que debemos cuestionarnos antes de hablar de este tema, es: ¿Existen personas tóxicas?… Pues bien, aunque pueda parecer políticamente incorrecto, la respuesta es afirmativa. Hay personas que incluso a pesar de no ser conscientes de ello, son capaces de sacar lo peor de las gente que tienen a su alrededor.

Por supuesto no podemos etiquetar a las personas de forma indiscriminada, y mucho menos pensar que estas etiquetas son absolutas y eternas, y que quien es una persona tóxica, lo será siempre, y quien no lo es no lo será nunca. En realidad todos “sumamos” y “restamos” en algún momento, todo depende de nuestra situación, actitud, circunstancias, y también de las personas de nuestro alrededor, en cada momento concreto…

Una vez aclarado esto, podemos decir que efectivamente, hay gente especialmente tóxica, pero debemos aprender a hacer una diferencia entre las personas que “restan” de forma circunstancial (o por situación), y las que “restan” por decisión. Las personas que “restan” por situación, no siempre “restarán”, por lo tanto no son personas tóxicas, son solo personas que por circunstancias de la vida no están en su mejor momento. Es importante tener esto en cuenta y saber ofrecer apoyo a las personas que lo necesitan, en un momento determinado…

Sin embargo, por otro lado están estas personas que se empeñan en “restar”, y que lejos de ofrecer su apoyo y comprensión a los demás, se centran en transmitir negatividad a las personas de su entorno. Puede que te venga a la mente alguien, quizás este vecino o compañero de trabajo, que siempre se está quejando por todo… o esa persona que cuando algo va bien te dice que no será por mucho tiempo… y que también está ahí para hacerte creer que cuando algo te sale bien, es porque has tenido mucha suerte…, y sin embargo cuando se tuerce y va mal es porque no sabes hacer las cosas bien, o no vales lo suficiente…

A pesar de lo dicho, debemos llevar cuidado, porque aunque hablamos de “restar” por decisión, las personas tóxicas, pueden no ser conscientes de su toxicidad, y del malestar que generan. Además es posible que tampoco sean responsables de esa forma de ser, aunque si pueden serlo de mantenerla…

Además no debemos caer en el error de que las personas tóxicas no pueden cambiar, debemos aprender a identificarlas, así como a gestionar nuestras relaciones con ellas.

Cómo identificarlas

Existen diferentes tipos de personas tóxicas, pero en esta entrada nos vamos a centrar en aquellos comportamientos o características, que tienen una mayor repercusión sobre nuestro bienestar. Podemos destacar algunos rasgos de estas personas tóxicas  como son los siguientes:

-Suelen tener una visión negativa del mundo, con matices pesimistas o incluso catastrofistas. Abusan de las quejas, sin embargo no suelen intentar mejorar su situación, o su entorno.

-Buscan atención, pero no distinguen entre recibirla por realizar acciones positivas o por realizar acciones negativas.

-Tienen dificultades para empatizar, e interpretar adecuadamente las intenciones de los demás. Realizan atribuciones inadecuadas e interpretan de forma amenazante las acciones ajenas.

-No se comportan de modo asertivo, ni respetan los derechos asertivos del resto de personas. Son manipuladores y controladores.

-Tienen una baja tolerancia a la frustración y entran en conflicto y discuten con otras personas fácilmente.

Cómo nos repercuten

Estas personas tóxicas repercuten en cómo nos sentimos, e influyen negativamente sobre nuestra salud psicológica. Existen estudios que han demostrado que el tipo de  relaciones que mantenemos con los demás, así como su frecuencia, parecen ser la clave por ejemplo para reducir el nivel de estrés (el llamado apoyo social). Las relaciones negativas tienen un precio muy elevado; las discusiones conyugales, por ejemplo, inciden negativamente en el sistema inmunológico y, como demuestra un estudio realizado entre compañeros de clase, cuanto mayor era el rechazo entre ellos, mayor era también la predisposición a resfriarse, a contraer la gripe y a acudir al médico.

Es especialmente importante tener en cuenta estos datos cuando estamos hablando de personas tóxicas en nuestro entorno más cercano. En opinión de John Cacioppo, el psicólogo de la Universidad Estatal de Ohio  (el investigador que llevó a cabo el estudio que acabamos de comentar), nos dice «las relaciones más importantes de nuestras vidas y las que más incidencia parecen tener sobre la salud son las que mantenemos con las personas con quienes convivimos cotidianamente. Las relaciones más significativas son las que más importancia tienen sobre nuestra salud».

Cuando estamos cerca de una persona tóxica, esto puede afectarnos de diversas formas, entre las que se encuentran las siguientes:

-Una repercusión negativa sobre nuestra autoestima. Tener en nuestro entorno más cercano una persona tóxica que nos infravalora y nos intoxica con su negatividad, puede afectar de forma negativa a nuestro autoconcepto, a nuestra autoestima y a la forma en la que nos hablamos a nosotros mismos.

-Fomenta un mayor temor hacia las relaciones sociales, especialmente con personas que nos recuerdan a la persona tóxica, y nos produce inseguridades a la hora de actuar socialmente.

-Puede afectarnos incrementando nuestro estrés. Reduciendo nuestra capacidad de tolerar las adversidades o la incertidumbre, y produciéndonos una especial incomodidad al mantener relaciones interpersonales.

Recomendaciones

Desde Nueces y Neuronas te hacemos unas recomendaciones, para que puedas gestionar las relaciones con las personas tóxicas de forma adecuada…

-Primero identifica a las personas tóxicas, especialmente a las que “restan” por decisión, y no de forma circunstancial.

-Hazte consciente de la influencia negativa que tiene la persona tóxica sobre tu bienestar emocional.

-Aprende a evitar las discusiones, las peleas, y los contactos nocivos con estas personas, reduciendo tu implicación durante las conversaciones.

-Y por último, reduce el contacto al «mínimo positivo». Con esto nos referimos a que si consideras que por hablar con esta persona 15 minutos, puedes verte involucrado en una disputa, o simplemente crees que puede afectar a tu bienestar, reduce ese contacto a 10, o a 5 minutos… el tiempo mínimo que puedes estar con estas personas sin que llegue a afectarte.

Por último nos parece interesante adjuntar este vídeo, en el que el psiquiatra Robert Waldinger nos habla de la repercusión de las buenas relaciones sobre nuestra felicidad:

Si quieres aprender más sobre cómo identificar a una persona tóxica puedes visitar estos artículos:

Las 9 señales para identificar a una persona tóxica

Amistades tóxicas: 7 señales para detectar a un mal amigo

5 señales que te dicen si eres una persona tóxica

0 responses on "Personas tóxicas, aprende a identificarlas y gestionarlas"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X