El poder de las conversaciones

¿Alguna vez has pensado en cómo es tu vida en término de conversaciones? ¿Te pasas el día hablando de los problemas del país, de tu trabajo o de tu relación de pareja? ¿O más bien tratas de aportar soluciones y contagiar tu entusiasmo por tus proyectos a las personas que te rodean?

En esta entrada vamos a hablar del poder de las conversaciones; no obstante antes de eso vamos a aclarar qué NO es una conversación.

No es una conversación:

―Hablar como un charlatán y sin escuchar a la otra persona.

― Suponer el punto de vista del otro o sus intenciones, sin darle la oportunidad de expresarse.

―Acorralar, atacar y acusar con argumentos.

― Pedir consejo sobre algo, cuando ya se ha tomado una decisión definitiva previamente.

―No atreverse a abordar un problema de forma directa, sino mediante indirectas.

―Subir el tono de voz, con gestos intimidatorios hacia el interlocutor, impidiendo un diálogo sereno y apacible.

Álvaro González-Alorda, el cofundador y socio de Emergap, nos habla en su libro The Talking Manager sobre la importancia de las conversaciones, y nos dice que en una verdadera conversación no hay un ganador y un perdedor.  Detrás de una conversación existen dos individuos (o países), que están más cerca de la verdad que cualquiera podemos poseer de forma individual, y a la que hemos de acercarnos con la ayuda de la perspectiva de los demás.

Este autor nos expone la idea de que hay dos tipos de persona: los que te dan gasolina… y los que te la quitan. Los primeros son los que te contagian su optimismo, los segundos cuando conversan suelen “volcarnos” encima sus problemas y absorben nuestra energía. ¿Cómo son tus conversaciones?

Es una realidad el que todos tenemos conversaciones difíciles de abordar. Éstas nos cuesta llevarlas a cabo porque requieren un esfuerzo intelectual y emocional. Pensamos que pueden “salir mal” porque nos producen sensación de pérdida de control.

Álvaro González-Alorda mantiene que la calidad de una conversación se mide por dos factores como son:

  1. Capacidad de argumentación. Ésta nos permite construir un mensaje con estructura clara y apoyada en datos y argumentos consistentes. Es decir, nos permite construir un mensaje convincente.
  2. Empatía. Esencial para sintonizar con el estado de ánimo de nuestro interlocutor.

Además nos plantea la siguiente gráfica, para que podamos comprobar cómo afecta la presencia de estos dos factores a nuestras conversaciones.

            +              ARGUMENTACIÓN   –

RECHAZO INSPIRACIÓN

DESGASTE

EXPLOSIÓN (CONFLICTO)

+                         EMPATÍA                               –
  • Como podemos comprobar en la gráfica, si la conversación carece de empatía y además se basa en una argumentación pobre nos genera desgaste emocional. Son esas conversaciones que sentimos que no nos aportan nada y además nos hunden el ánimo.
  • Si durante la conversación poseemos una buena argumentación pero no empatizamos con la otra persona y le lanzamos nuestros argumentos de forma indiscriminada, generaremos rechazo en nuestro interlocutor, se sentirá vulnerable y seguramente se pondrá a la defensiva.
  • Cuando las conversaciones son muy pasionales, y nos dejamos llevar por nuestro estado emocional y carecemos de una buena argumentación, damos lugar a situaciones de conflicto. Este tipo de situaciones son las que nos suelen llevar a perder alguna amistad, discusiones con nuestra pareja, sermones a nuestros hijos,…
  • Cuando trabajamos y preparamos bien nuestra conversación y encontramos una forma de argumentación correcta; si además vamos calibrando las reacciones de la otra persona y procuramos mantener un clima en el que la otra persona siente que puede aportar nuevas ideas y opiniones generamos inspiración. Estas conversaciones se caracterizan porque inspiramos a la otra persona pero le damos la libertad para que escoja la elección que prefiera.

Desde Nueces y Neuronas os recomendamos realizar la actividad propuesta por este autor, en la que se nos dice que debemos escoger una conversación pendiente que creamos que debemos tener. Puede ser con un jefe al que no tengamos especial aprecio, un amigo que sabemos que se encuentra en problemas, un familiar con el que nos distanciamos, etc. Y que pensemos en cómo transformarla en una conversación inspiradora.

Para ello os facilitamos el sistema de comunicación eficaz que responde al MODELO XYZ.

El psicólogo israelí Haim Ginott fue pionero en sistemas de comunicación eficaz, y afirma que la mejora forma de expresar una demanda o queja a alguien responde al modelo XYZ. Este modelo, en la práctica, consiste en trasmitirle a alguien que cuando actúa de una manera X nos hace sentir Y, pero nos gustaría poder sentirnos Z. Un ejemplo de la aplicación de este modelo en una situación real podría ser el siguiente:

«Cuando no me llamaste para decirme que llegarías tarde me sentí despreciada y enfadada. Me habría gustado que me hubieses llamado para decirme que llegarías con retraso, me habría quedado más tranquila».

Es preferible expresar una demanda en base a este modelo puesto que juzgamos las acciones y las asociamos al sentimiento que nos han generado. En cambio si nos limitamos a decirle a la persona algo como «eres un egoísta y solo piensas en ti mismo», estamos juzgando a la persona, la cual podría considerar el comentario como un atentado contra su personalidad.

A continuación os dejamos la charla TED en la que Álvaro González-Alorda nos habla del poder de las conversaciones. ¡Esperamos que resulte útil!

1 responses on "El poder de las conversaciones"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X